NOTICIAS VIAJES Y TURISMO

el destino mexicano donde los manglares su principal atracción »

La arena blanca como el hueso, suave como el polvo y las olas de color turquesa que ondean suavemente son realmente especiales en la Riviera Maya. Para muchos viajeros, la playa es la parte favorita de sus vacaciones en el Caribe mexicano.

Sin embargo, el Ventus Ha’ de Marina El Cid Spa & Beach Resort hace las cosas de forma diferente a la mayoría de los complejos, ya que no se centra en la playa, sino en los exuberantes manglares. Con sus fascinantes aves y vida salvaje, los bosques rodeados de canales son tan característicos del Caribe mexicano como el mar de postal con el que comparten lienzo.

El Ventus Ha’, el miembro más reciente de la familia de resorts todo incluido El Cid, se encuentra en los mismos terrenos que el ya establecido Hotel Marina El Cid Spa & Beach Resort y el Ventus at Marina El Cid Spa & Beach Resort.

El Ventus Ha’ cuenta con 150 habitaciones y suites que van desde Junior Suites con una cama king y una cama queen Murphy hasta las amplias unidades Three Bedroom Suite Platinum.

Habitaciones en Ventus Ha

La habitación One Bedroom Suite Platinum, cuenta con un amplio salón, dos balcones y una hamaca. Las habitaciones de nivel Platinum Club cuentan con servicios adicionales como acceso gratuito a la sala de estar, check-in y check-out independientes, check-out tardío y servicio de mayordomo.

El diseño tanto de las habitaciones como de los espacios públicos se centra en la estética selvática del Ventus Ha’, con toques de madera, bambú, piedra y arcilla. Caminos rodeados de selva con pasarelas sobre pequeños arroyos serpentean por la propiedad.

Quizá el espacio más codiciado del complejo sea su elegante Rüf Bar. La única escapada exclusiva para adultos del complejo, situada en la azotea, cuenta con su propia piscina privada, camas balinesas, una zona de bar con DJ en directo y zonas de masaje privadas.

Este espacio exclusivo es perfecto para escaparse a una mesa esquinera a disfrutar de un cóctel artesanal o una copa de vino y contemplar cómo el sol se esconde en el bosque de manglares.

Una cena iluminadora

Una de las formas en que Ventus Ha’ pone de relieve los manglares -y su papel en la historia y la cultura de los mayas de la península de Yucatán- es organizar una cena maya con vistas a los canales, envuelta por el follaje de la selva. La cena es más bien una experiencia teatral, con un vídeo proyectado sobre las mesas y los manglares.

Cada plato se acompaña de una historia que cuenta leyendas y tradiciones del México precolombino. Es una experiencia atractiva en la que los comensales pueden charlar entre sí, aprender un poco más sobre el Caribe mexicano y probar encantadoras recetas de inspiración maya.

Por supuesto, no todo en el Ventus Ha’ gira en torno a los manglares. Los huéspedes tienen acceso a la playa y a todos sus servicios y actividades. Está a un paseo del Ventus at Marina El Cid y del Hotel Marina El Cid, ambos en primera línea de playa y con varias piscinas. Los huéspedes del Ventus Ha’ pueden utilizar todas esas instalaciones sin cargo adicional.

Comer en Ventus Ha’

Ventus Ha’ cuenta con cinco restaurantes y bares abiertos solo para sus huéspedes. Además de Rüf, uno de los favoritos es Aakat por su cocina iberoamericana, centrada en carnes ahumadas y a la parrilla. Kobo también era muy divertido, sobre todo para grupos o familias a las que les guste el entretenimiento de una experiencia teppanyaki.

También no dudes en hacer una reserva en Trattoria Di Gulio, el restaurante italiano del Hotel Marina El Cid. La pasta casera y las pizzas son excelentes.

Los huéspedes de Ventus Ha’ tienen acceso a un pequeño gimnasio privado en la propiedad. El espacio íntimo tiene pesas libres y máquinas de cardio junto con algunas otras piezas de equipo de fitness. Si los huéspedes desean un entrenamiento más completo, pueden utilizar el gimnasio más grande del Hotel Marina El Cid. Allí también encontrarán el Spa El Cocay.

Con tantos lugares que explorar y diferentes escenarios entre los que elegir, es fácil mantenerse entretenido en el Ventus Ha’. Pero al final del día, nada me apetecía más que subir a la azotea para disfrutar de la menos apreciada puesta de sol del Caribe mexicano sobre los manglares.

Yuniet Blanco Salas

Yuniet Blanco Salas

About Author